MBURUCUYA

PARQUE NACIONAL MBURUCUYÁ

(Ver fotos)

INTRODUCCIÓN
Este Parque Nacional, de reciente creación, se origina por la donación de su propietario el Dr. Troels Myndel PEDERSEN, para que las comunidades y especies vegetales que él estudió a lo largo de su vida continúen siendo investigadas y se conserven para las generaciones futuras.
Los ambientes presentes en el Parque Nacional Mburucuyá son de sumo interés.
Los palmares de yatay con los pastizales acompañantes es un ambiente en franca disminución en la provincia de Corrientes y la Argentina, debido a sus requerimientos de suelos particulares que coincide con los buscados para el cultivo de naranjas y forestaciones. A su vez, los montes hidrófilos de laurel se restringen al noreste de Corrientes, y no han sido mayormente protegidos por los propietarios de las tierras ya que complican en manejo ganadero, tienen poco valor maderero y se asientan sobre suelos de aptitud agrícola. En cuanto a los bosques de quebracho se han visto raleados en la provincia por su valor maderero y extracción de tanino, por lo que una muestra protegida en los límites de su distribución oriental cobra importancia. Los esteros y bañados, que aunque en el parque no se incluya la totalidad de una cuenca o formación, son relevantes ya que se trata del ambiente más extenso de la provincia y que resulta la muestra de mayor importancia para la Argentina, y sólo cuenta con pequeños sectores amparados que no garantizan su conservación a largo plazo.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA
El Parque Nacional Mburucuyá se encuentra ubicado en la porción noreste del Departamento de Mburucuyá, a unos 150 kilómetros de la capital provincial. La ruta provincial N° 86 que une las localidades de Mburucuyá y Palmar Grande atraviesa el área por su parte media, de oeste a este, siendo la principal vía de acceso al lugar. La distancia de la localidad de Mburucuyá al ingreso del Parque es de 10 kilómetros.

DONACIONES Y OTROS ANTECEDENTES
El sistema de Parques Nacionales de la Argentina tiene su origen en la donación del Dr. Francisco (Perito) Moreno, quien detrás del objetivo de conservarlas a perpetuidad entregó al Estado Nacional 7500 hectáreas, en Puerto Bies en plena Selva Valdiviana, hoy Parque Nacional Nahuel Huapi, que protege además la Estepa Patagónica y los Bosques Subantárticos.
Afortunadamente, contamos con otra donación que concluyó en otro parque nacional componente de nuestro sistema: el Parque Nacional Calilegua de 76.320 hectáreas ubicadas en la Selva de las Yungas. En este caso el benefactor fue la empresa propietaria del Ingenio Ledesma, y obedece a una conveniencia: Parques Nacionales conserva la serranía que es la cuenca del agua para todo el valle donde se encuentran las plantaciones de caña de azúcar.
En Mburucuyá, gracias a la donación de Troels Myndel PEDERSEN, hoy podemos decir que se ha establecido el primer Parque Nacional en la provincia de Corrientes.
Los orígenes de esta gestión los encontramos en el año 1988, en que Pedersen ofreció a la Administración de Parques Nacionales (APN) las tierras que componían las Estancias Santa María y Santa Teresa. Dicho ofrecimiento fue desechado por motivos económicos. Posteriormente, y con la directa intervención del naturalista Juan Carlos CHEBEZ, Pedersen accede a efectuar una donación para que el área se convierta en un Parque Nacional.
Ya a fines del año 1991, se formaliza la donación mediante un convenio posteriormente aprobado por Resolución del Directorio de Parques Nacionales, entre los que se destacan los siguientes puntos:
"... La donación se realizará sujeta a la condición resolutoria de destinar dichas tierras a la creación de un área protegida sujeta al sistema de Ley 22.351-", ".. -la MN se compromete a autorizar la permanencia en los campos donados del donante y su esposa por un término de 8 años...", " -.-la MN se compromete a respetar aquellas actividades que hagan al mantenimiento de la ocupación y al régimen de manejo a que están sujetos los campos al momento de efectuarse la donación .-.", por otro lado la APN "---se compromete a destacar a un Guardaparque en el área y a desarrollar labores y estudios previos que tiendan a la conservación del lugar..."

UN POCO DE HISTORIA
Los primeros antecedentes sobre la naturaleza y sus características las encontramos en los escritos del naturalista francés Alcides D'orbigny, quien recorrió la zona en el año 1827 realizando una descripción del lugar y quedando impresionado por los extensos palmares de Yatay que se perdían en el horizonte, realizando además interesantes observaciones sobre la fauna local. También realizó un descripción de las características y costumbres de los pobladores. Esta semblanza quedó plasmada en su libro "Viaje por la América Meridional".
La historia no registrada nos informa que la parte más alta de los campos de estas propiedades estuvo poblada por colonos, es decir por familias que trabajaban una pequeña porción de tierra, realizando plantaciones de mandioca, tabaco, algodón y maíz con la crianza de vacunos y caballos. Estos primeros datos de uso son aproximadamente 150 años atrás.

LOS PEDERSEN
El padre del Dr. Pedersen, Nils Peter Pedersen, llega a la zona de Palmar Grande y adquiere las tierras de la Estancia Santa Teresa en el año 1928, que pertenecían a un médico catalán de apellido Pont.
Más tarde, en 1939, fueron anexadas las tierras de la Estancia Santa María de unas 5000 hectáreas aproximadamente. El uso dado a las tierras era el de ganadería con quemas tradicionales y con algunas plantaciones para mejorar pasturas y para los requerimientos de las familias allí establecidas. En menor medida se realizaron plantaciones de tung para el aprovechamiento de aceites pero luego fue desmontado y retirado de raíz. También se realizaron plantaciones de eucaliptos para ver su desarrollo y posibilidades comerciales. El mismo fracasó dado que los ejemplares carecían del fuste necesario. 
Durante los 1930 y 1950 aproximadamente, se realizan la mayoría de las construcciones necesarias para la estancia: viviendas, galpones, cuadra de peones, caballerizas, depósitos, etc.
Troels M. Pedersen y su esposa llegaron al lugar en el año 1945. Si bien Pedersen era abogado de profesión en nuestro país se destacó como botánico autodidacta. Inmediatamente se estableció en los campos adquiridos por su padre y comenzó a realizar estudios de la flora del lugar y de la zona. De esta manera, llegó a realizar un inventario florístico de más de 1300 especies.
En el manejo del establecimiento realizado principalmente por los administradores, se contempló el cuidado de la flora y la fauna, si bien los ecosistemas distan de encontrarse en estado prístino aún los impactos por la actividad agrícola ganadera se hallan hoy en franco proceso de recuperación.

LA NATURALEZA DEL LUGAR
Caracterización Biogeográfica
Siguiendo la clasificación fitogeográfica propuesta por Carnevali (1994) para la Provincia de Corrientes estas tierras se encontrarían ubicadas dentro del sector del Parque Mesopotámico de sabanas graminosas, palmares y bosques, subdistrito Correntino, distrito Oriental de la Provincia Chaqueña.
Las unidades de paisaje (Carnevalli, 1994) que caracterizan el área son las del: "Complejo de esteros del Santa Lucía" y las "Lomadas arenosas rojizas".
Según la clasificación de eco- regiones de la Argentina (APN, 1999), el área estaría ubicada en el eco-región de los "Esteros del Iberá".
Tanto el Iberá como los demás esteros representan cauces abandonados del río Paraná, tallados y remodelados por éste en tiempos pasados; los cordones arenosos se formaron por el arrastre aluvial del mismo río.
La vegetación propia de los diferentes ambientes de la eco- región está representada en el área por comunidades de pirí (pirizales) y otra vegetación palustre arraigada, embalsados con vegetales que forman islas flotantes a la deriva, pajonales en cañadas y bañados, isletas de bosques constituidos por especies de la Selva Paranaense, como timbó, lapachos y laureles y palmares de yatay.
También según Cabrera (1976) el área es un amplio ecotono con elementos de tres provincias fitogeográficas: la Provincia Paranaense, la Provincia Chaqueña y la Provincia del Espinal.
El clima es subtropical templado con lluvias que rondan los 1300 mm. anuales y una temperatura media de 23 ° C. 
Toda esta conjunción de regiones y ambientes contienen una importante y variada cantidad de especies: 47 de peces, 28 de anfibios, 30 especies de reptiles, 291 especies de aves y 33 de mamíferos.

UN POCO DE ACTUALIDAD
Personal que trabaja en el área

Al momento de esta ponencia, en el Parque Nacional Mburucuyá trabajan dos Guardaparques y tres agentes contratados como Brigadistas de Incendios Forestales, afectados a tareas diversas.
Los Guardaparques se hallan destinados en las Seccionales de Guardaparques Santa María y Alcides D'orbigny y el resto del personal ocupa instalaciones de la ex estancia Santa Teresa.
Las tareas desarrolladas son de recorridas de control de furtivismo, y de observación de los distintos ambientes y características, apoyo a la actividad científica, mantenimiento general de infraestructura y de los senderos habilitados a los visitantes, mantenimiento de las picadas de control, atención de los visitantes, tareas de educación ambiental y tareas de cartelería.
También se encuentran dos voluntarios bajo el régimen de Voluntariado vigente de la APN, quienes desarrollan diversas tareas, en un plazo no menor de 20 días.

Investigaciones
Diversas investigaciones llevan a cabo tanto técnicos de la APN como técnicos externos de Universidades y lo Institutos.
Previa autorización escrita de la APN es posible realizar estudios e investigaciones siendo algunos de los que se están desarrollando:
- "Estudio de la dinámica palmar/ pastizal y su relación con el fuego y la herbivoría".
- "Estudio sistemático de las especies argentinas de Isoetes"
- "Intensidad de uso de hábitat por felinos en relación con la calidad e impacto antrópico"
- "Biosistemática de la fauna coccidológica (Insecta: Hemíptera) del nordeste argentino"
- "Relevamiento del Parque para detectar los lugares con potencialidad turística, y estudiar el estado de conservación del Parque"

Información complementaria
Si se desea visitar el Parque Nacional recuerde que a 10 kilómetros de Mburucuyá está la portada Oeste, y desde allí hay que continuar otros 11 kilómetros hasta llegar al Camping y Oficina de Informes, todo por camino de tierra.
El Camping cuenta con mesas y fogones, y baños con ducha. Desde allí parten las caminatas por los senderos preparados a tal fin.
El Parque Nacional no cuenta con proveeduría por lo que deberá realizar las compras en los centros poblados. El ingreso al área es libre y gratuito.
Para más información se puede llamar al teléfono/fax 03782- 498022.
e-mail: mburucuya@apn.gov.ar

Haz clic: Mapa del parque, etc.

(HOME)

El departamento - Origen del nombre - Historia de su fundación - Fiestas Patronales - Festival del Chamamé
Parque Nacional Mburucuyá
-
Balneario Municipal - Encuentro Amantes de los Fierros - Club Atlético Mburucuyá