Las ciudades de hoy / Nro. 6 - Octubre de 2000 / Bs. As. - Arg.
< NOTA ANTERIOR SUMARIO NOTA SIGUIENTE >

Parques Nacionales con su comunidad
Hace ocho años, un grupo de técnicos de Parques Nacionales -organismo dependiente en su momento de la Secretaría de Recursos Naturales de la Nación, hoy de la Secretaría de Turismo-, comenzaba un proyecto que posteriormente derivaría en una importante e impensada relación con la comunidad urbana. CONTACTAR conversó con el Ing. Agr. Daniel Somma, titular de la Dirección Nacional de Conservación de Áreas Protegidas, uno de los precursores del proyecto que involucra la relación entre Parques y comunidad.



La Dirección Nacional de Conservación de Áreas Protegidas lleva adelante un proyecto que contempla la restauración de las especies arbóreas y arbustivas, que históricamente se encontraban en ciertas áreas y que por su explotación exhaustiva habían desaparecido en la Reserva Natural de Otamendi, ubicada al nordeste de la Provincia de Buenos Aires, en las cercanías de la ciudad de Campana. En sus cerca de tres mil hectáreas, la reserva exhibe una muestra de talares, pastizales pampeanos, bajos inundables y monte rivereño, ambientes característicos de la zona antes de su modificación producto de la intensa actividad de crecimiento urbano e industrial.

Contactar: ¿Cuál es el origen de este proyecto?


Ing Somma: En 1996, el proyecto comenzó su primera etapa con un convenio entre Parques Nacionales y Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. Junto a mi colega, el Ing. Ag. Rodolfo Burkart, nos dimos a la tarea de recolectar semillas de especies nativas y su posterior siembra en almácigos. Posteriormente se trasladaron los plantines a la Reserva Otamendi donde prosiguen su crecimiento. Esto, por supuesto, es una explicación muy suscinta. En Otamendi se cuenta con un invernadero de aproximadamente 500 metros cuadrados de los cuales 300 fueron donados por la Fundación Campana Verde y SIDERCA S.A., con quienes Parques Nacionales ha establecido un estrecho vínculo de trabajo y cooperación. Luego, la Reserva se convirtió en un importante centro de producción de árboles y arbustos pertenecientes al conjunto de la flora nacional. Esta actividad permitió que el Vivero trascendiera a su actividad transformándose en un valioso componente para la promoción del conocimiento y la preservación del patrimonio de la flora nacional visitado a la fecha por cerca de 10.000 mil alumnos a instancias de un convenio llamado "Parques va a las Escuelas".

Contactar: ¿Cuáles fueron las razones que hicieron que desde Parques decidieran acercarse, relacionarse con las organizaciones sociales, escuelas y municipio?

Ing. D. Somma: En primer término creemos que hoy es fundamental que los organismos gubernamentales, y todos sus estamentos, junto a sus funcionarios, técnicos y profesionales se enmarquen dentro de los nuevos paradigmas de gestión y participación que nos demanda la sociedad en su conjunto. En segundo lugar, también debemos lograr que (dichos organismos) tiendan a agilizar y cimentar una gestión moderna donde las organizaciones sociales, vecinales y estudiantiles sean actores fundamentales, incentivando un proceso de educación para con su entorno más cercano, con su hábitat.

Contactar: En el marco de este nuevo proceso de relación con la comunidad, Parques Nacionales se ha planteado un proyecto a mediano y largo plazo. ¿Cómo se articula con los municipios y con las organizaciones intermedias?

Ing. Somma: La relación con la comunidad se va fortaleciendo, no sólo debido a la gran asistencia del público que se ha visto incrementada con convenios de cooperación con organizaciones sociales barriales y municipios. Sino que también, una parte importante de los plantines producidos se destina a planes de arbolado urbano de los cuales se han visto beneficiados en esta primera etapa los municipios de Campana, Zárate, San Nicolás, Escobar y Morón.
La propuesta institucional de la Administración de Parques Nacionales sólo puede efectivizarse en el largo plazo, con la participación de la comunidad en su conjunto. Es impensable que 900 personas, más los Guarda Parques, personal administrativo y de movilidad, puedan manejar por sí solos 3,4 millones de hectáreas.
Tenemos que sumar al conjunto de la población en un compromiso permanente en lo que implica la conservación y el manejo sustentable del patrimonio natural y cultural de la nación. Es necesario -e imprescindible- involucrar a la comunidad local, nacional y regional en esta tarea de mediano y largo plazo. Nosotros aportaremos los elementos técnicos y humanos que disponemos. Es un compromiso que asumimos con la comunidad toda y específicamente creemos que se debe implementar a través de los gobiernos locales. .

< NOTA ANTERIOR SUMARIO NOTA SIGUIENTE >

 COPYRIGHT 1999 - CONTACTAR